top of page

Errores del Fitness 3: Ser réplicas exactas unos de otros.

Actualizado: 13 abr 2021

“ No podemos perder 10 kg en un mes, tampoco podemos solucionar los problemas generados durante 10 años en nuestro sector, en un mes”



El fitness, tal como lo conocemos hoy en día, parece ser una invención relativamente moderna. Pero el ejercicio físico, no lo es, se remonta mucho más allá de eso, no a una época donde la gente no tiene idea de como hacer ejercicio, pero era su forma de vida. Hace siglos y milenios, no tenían todas las máquinas y pesas, programas con soporte musical, pilates, yoga, ni entrenadores personales ni clubes, ni centros deportivos. Y sin embargo, su condición física era mejor que la nuestra.


Para entender muchas cosas, entre ellas: ”Comprender que hemos hecho mal durante los últimos años”; primero quizás debamos entender, cómo empezó todo, como hemos llegado a la situación actual y que hemos perdido en el camino.


El hombre primitivo: se movía por su vida.


La fuerza y la movilidad del hombre primitivo no fue desarrollado a través de programas estructurados, los métodos o los horarios, sino que se forjó por la práctica diaria, instintiva, necesidad impulsada de habilidades de movimiento altamente prácticos y adaptable: correr para huir del peligro, transportar materiales y construir estructuras efugiarse del frío, cazar para alimentarse, caminar, transportar a los suyos y a sus presas de caza...



El hombre neolítico: tiempos de cultivos.


La transición del hombre nómada de cazadores-recolectores a agricultores dio lugar a cambios dramáticos en su actividad física. Las numerosas demandas de cultivo de alimentos y la cría de ganado significaba un montón de tareas y una gran cantidad de trabajo diario para los agricultores. Pero estas tareas eran en gran parte repetitivas, y requieren una gama muy limitada de movimientos. Al mismo tiempo, la necesidad de llevar a cabo una variedad de movimientos complejos – corriendo, equilibrio, saltar, gatear, subir – disminuye en gran medida. Tales movimientos rara vez se llevan a cabo en un entorno de granja, o se realizaron de una manera mucho más simple; por ejemplo, subir una escalera es más seguro y más limitado y predecible que trepar a los árboles.



El hombre de la Edad Antigua: Preparado para la Guerra.


Asirios, babilonios, egipcios, persas, y más tarde, los griegos y romanos impusieron entrenamiento físico sobre los niños y hombres jóvenes. El propósito? Prepararse para la batalla.


El entrenamiento militar antiguo tenía similitudes con los movimientos realizados en la naturaleza por nuestros hermanos hombres de las cavernas, pero con más estructura y un objetivo final diferente. Los hombres jóvenes practicaban habilidades fundamentales tales como caminar y correr en terrenos irregulares, saltar, gatear, trepar, levantar y cargar cosas pesadas, lanzar y atrapar, combates sin armas, y el entrenamiento de armas.


Las poblaciones civilizadas valoran la cultura física para los deportes también. Existen registros de las competiciones de atletismo del antiguo Egipto, y por supuesto, los antiguos griegos crearon célebremente los primeros juegos olímpicos.


No es sorprendente que estos primeros deportes se basan en habilidades prácticas, el movimiento natural y se relacionan fundamentalmente con la preparación necesaria para la guerra.


Fuera de entrenamiento militar y los deportes, griegos, y más tarde los romanos, que se celebra la belleza y la fuerza del cuerpo y adoptado el entrenamiento físico como un ideal filosófico y una parte esencial de una educación completa. Celebraron la idea de tener una mente sana, en cuerpo sano. La cultura física comenzó a aumentar más allá de las necesidades prácticas para convertirse en un medio para un fin.





El hombre de La Media: El Rechazo del Cuerpo.


Edad Media fue un período caótico, con una sucesión de reinos e imperios, olas de invasiones bárbaras, y plagas devastadoras. Las enseñanzas del cristianismo se extiende la creencia de que la principal preocupación de la propia vida se estaba preparando para la vida futura. El cuerpo fue visto como pecaminoso y sin importancia – fue el alma de un hombre que era su verdadera esencia. Educación estaba conectado abrumadoramente a la Iglesia, y se centró en el cultivo de la mente en lugar de entrenar el cuerpo.


Bajo el feudalismo, el sistema social dominante en la Europa medieval, sólo los nobles y mercenarios recibió capacitación física para el servicio militar. Al igual que en los tiempos antiguos, su formación se centró en los movimientos naturales y habilidades marciales.

El resto de la población principalmente campesinos obligados a vivir en la tierra de su señor y trabajar muy duro en los campos utilizando herramientas rudimentarias. Su “ejercicio” llegó a través del trabajo duro.


El hombre del Renacimiento: Un nuevo comienzo.


La época del Renacimiento (de alrededor de 1400 a 1600) dio lugar a una mucho mayor y abierto interés por el cuerpo, la anatomía, la biología, la salud y la educación física.


En 1420, Vittorino da Feltre, un humanista italiano y uno de los primeros educadores modernos, abrió una escuela muy popular donde, más allá de los temas humanistas, especial énfasis se puso en la educación física.


En 1553, El Libro del Ejercicio Corporal y Sus Provechos, por el español Cristóbal Méndez, fue el primer libro para abordar exclusivamente el ejercicio físico y sus beneficios. En el libro, ejercicios, juegos y deportes se clasifican, analizan y describen desde un punto de vista médico, y se ofrece asesoramiento sobre cómo prevenir y recuperarse de las lesiones derivadas de estas actividades físicas. Varios capítulos incluso proporcionan consejos específicos sobre ejercicios particulares y juegos para mujeres, niños y ancianos.

16 años después, Mercurialis, un médico italiano, publicó De Arte Gymnastica. Fue la culminación de sus estudios de la literatura clásica y médica, en particular el enfoque de los antiguos griegos y romanos a la higiene, la dieta y el ejercicio, y el uso de métodos naturales para el tratamiento de la enfermedad. Replanteo los principios de la terapia física por primera vez, y acompañado con bellas ilustraciones (a pesar de que se especuló ampliamente creativo), se considera el primer libro sobre la medicina del deporte, e influyó firmemente la oleada de métodos de educación y de entrenamiento físico que comenzó a surgir en Europa dos siglos más tarde.




El hombre de La Revolución Industrial: En forma para la Patria.

La Revolución Industrial, que marca la transición de los métodos de producción manuales en los procesos de fabricación basados en máquinas, comenzó alrededor de 1760 y rápidamente generó tendencias sociales, económicas y culturales que cambiaron la forma en que la gente vivía, trabajaba, y por supuesto, se movía.


Como la gente se volvió más sedentaria, un nuevo movimiento hacia el ejercicio físicos ocasionados intencionadamente surge. Este movimiento recibió un impulso en el siglo 19 por el aumento de un fervor nacionalista en muchos condados en Europa. Mantenerse sano, en forma y listo para servir en la batalla se convirtió en un punto de deber cívico y de orgullo.


En Europa actividad física se convirtió en materia de instituto, aparecieron nuevas disciplinas como la Gimnasia Artística, comenzaron a aparecer Escuelas Militares de Gimnasia...


En 1847, el francés pionero de la cultura física y el hombre fuerte Hippolyte Triat fundó el primer gimnasio de la historia, en París, donde los burgueses, aristócratas, y la juventud de espíritu se unieron en un ejercicio entusiasta del fitness.



El hombre del s.XX: El de la industria del fitness moderno

El siglo 20 marcó el auge de los deportes competitivos, especializados, así como la aparición de un mercado bien organizado y próspero “deporte” y la industria.

En el comienzo del siglo 20, al mismo tiempo, Georges Hebert desarrolló y promovió su “Método Natural”, otro francés, el profesor Edmond Desbonnet, se las arregló para hacer que el ejercicio físico y el entrenamiento de fuerza de moda a través de la publicación de revistas de fitness (que utilizó la fotografía para capturar atletas masculinos y femeninos) y por la apertura de una cadena de clubes de ejercicio. Esto sentó las bases sólida para la cultura física en Europa, y también para “fitness” como una industria.


Sistema de Desbonnet fue una reacción contra la decadencia de la Belle Epoque, en el que la gente vivía sin pensar en su condición física y la salud. En el apogeo de su popularidad, que tenía más de 200 centros de fitness, y varios de los famosos hombres fuertes principios y culturistas eran partidarios del método Desbonnet.


Al ser bastante caro, sus centros de fitness eran frecuentados por la clase alta de la sociedad francesa y europea antes de la Primera Guerra Mundial Después de la guerra, la clase obrera también comenzó a ganar acceso al movimiento de la cultura física.

Durante el mismo período en los EE.UU., Bernarr Macfadden vino a la prominencia como un gurú de la cultura física americana y defensora de vida saludable. Se recomienda un estilo de vida minimalista basado en el tiempo pasado en la naturaleza, el ejercicio físico vigoroso cada día, y la eliminación de alcohol, el té, el café y el pan blanco de la dieta.


Desbonnet y Macfadden se pueden ver como los precursores de la industria de la salud y la forma física como la conocemos. A partir de ahí, entramos en la era de confusión – la edad de la aptitud-como-negocio y de sus muchos caprichos, con su enfoque de desarrollo de la musculatura, el uso de máquinas de ejercicio cada vez más sofisticados en los gimnasios, equipos para el hogar actual estética impulsada, el enorme suplemento de negocios, un sinnúmero de revistas, libros, DVDs, aún ahora la aparición de ejercicio basado en la tecnología con numerosas aplicaciones de fitness.


En el transcurso de un siglo, miles de métodos y programas han surgido, todo con la promesa de conseguir que en la mejor forma de su vida en el menor tiempo posible (con resultados generalmente están limitados a las mejoras en su apariencia física).


Esta lista es sólo una muestra de los métodos y dispositivos que la gente ha dado millones de dólares en el último siglo: la cinta vibrante, consejos de televisión , aeróbicos de Jane Fonda, “Sweatin a los Oldies” videos de Simmons, los gimnasios en casa Bowflex, Thighmasters, ABS 8 minuto y Ab Rodillos, Tae Bo, Pilates, Spinning, P90X, Wii Fit, Vibratorias eléctricas, trajes de sauna, Pulseras de energia y muchos más.


El fitnessno, no regulado, se convierte en una industria capaz de generar millones de dólares al año, se sientan a un lado de la dicotomía del moderno gimnasio, al otro se sienta el estudio del ejercicio como una ciencia, anclado en universidades, lejos de la medicina y orientado hacia la enseñanza.




Es en el s.XX cuando, desde mi punto de vista se comete el error mas grave cometido en nuestro sector. Ciencia, Universidad y Enseñanza de Actividad Física e Industria del Fitness, en lugar de remar en el mismo barco, en la misma dirección, y en el mismo sentido, y retroalimentarse mutuamente, comienzan a remar por separado.


A partir de aquí llegamos al:


Hombre del s.XXI: Confundido en el estado actual de la Cultura Física dividida entre Ciencia/Fitness.


En teoría todos deberíamos conocer la importancia ejercicio regular, casi todas las comunidades tienen un gimnasio donde las personas pueden hacer ejercicio, y entender más acerca de cómo funciona el cuerpo humano y que responde al entrenamiento físico que jamás hayamos tenido.


Sin embargo, a pesar de la gran cantidad de métodos de salud y fitness, programas y recursos, la población en general nunca ha sido tan físicamente sedentaria y fuera de forma, como actualmente.


Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud indica que la esperanza de vida en los EE.UU. cayó por primera vez desde 1993 La salud de la gente moderna está disminuyendo, a pesar de las tecnologías médicas muy avanzadas, ya pesar de la próspera industria de la salud y el fitness.


¿Cómo puede ser eso?


Que hemos hecho mal? Que estamos haciendo mal?





Quizás falte motivación, la gente simplemente no están tan motivados para mover su cuerpo y recuperar la salud como en otras épicas del pasado. Vivimos en una sociedad donde la capacidad física para funcionar el propio cuerpo de una manera práctica y efectiva ya no es una condición vital, ni necesaria para integrarse en la sociedad.





El reto al que nos enfrentamos es tremendo.


La ciencia dentro de las paredes de la universidad, no sirve de nada, tiene que llegar a la industria del fitness, y tiene que hacerlo disfrazada de forma divertida, con programas de fitness con gamificación, con soporte musical, con versiones de cada programa de entrenamiento adaptables a distintos grupos poblacionales (enfermos crónicos, tercera edad, niños, bebes, familias, discapacitados, embarazadas...).


Para ello hacen falta 2 cosas:


1 Que la industria del fitness pacte con el Estado una regulación Profesional, en la que los titulados de fin de semana desaparezcan, los profesionales del fitness con suficientes horas trabajadas y horas de formación no reglada sean certificados como tal. Y se comprometa a abastecerse y a proporcionar la formación necesaria a profesionales, bien graduados o bien reglados, y remunerarlos de una forma justa.


2 Que las universidades comiencen a trabajar en planes de Estudios, que satisfagan las necesidades de la Industria del Fitness.


Además la ciencia de la Actividad Física tiene que llegar a la Seguridad Social y al Sistema sanitario, a través de Médicos, Fisioterapeutas, Nutricionistas...


Tiene que llegar a las personas a través de la salud y la enseñanza; tanto públicas como privadas, de los gobiernos, de las empresas...


Tiene que llegar al Deporte Federativo!!!


Además la industria del fitness tiene que dejar los números a un lado, y apostar por la profesionalización del sector, porque seguir actuando de la forma que se lleva haciendo durante los últimos 15 años, la cual fue pan para ayer, es subsistencia para hoy y es hambre papa mañana; ya no tiene sentido.


Parece que todo se centra en la digitalización, pero la digitalización no es la panacea, es simplemente una herramienta para que los equipos humanos creen mejores productos. Sin la profesionalización de los equipos humanos, la inversión en digitalización, no sirve de nada.


Desde hace 20 años para aquí, se ha cometido el fallo de convertir cada club en una réplica exacta del otro: mismos servicios, mismas actividades, mismos programas, mismas coreos, misma música, mismos proveedores, mismas cuotas, mismos instructores...


Esto nos ha llevado a la situación en la que estamos: falta de profesionales de calidad, falta de calidad en nuestros servicios, falta de creatividad, falta de motivación, empleos precarios, profesionales de paso, usuarios y alumnos de paso, falta de prestigio y de credibilidad social...


Falta de motivación de los trabajadores del Fitness. Como vamos a conseguir motivar a la población sin estar motivados nosotros mismos?


Estoy segura de que vamos a ser capaces de conseguir esa motivación, esa unión con la ciencia y la universidad, esa revolución del Fitness, que nos permita ocupar el lugar que nos merecemos.


Todos somos conscientes de que, al igual que no se puede pretender quitarse los Kg adquiridos durante 10 años en un mes; no se puede pretender solucionar nuestro grave problema creado durante mas 10 años en 1 mes, necesitamos un periodo realista y razonable, quizás 3/5 años debería ser ese largo plazo a establecer ya, por todos, para que cada uno fije sus objetivos, su estrategias y su deadline.

Pero si que os puedo asegurar que el que no reaccione y evolucione hacia esa calidad de servicios, a esa atención profesional y personalizada, que están demandando los socios, usuarios, alumnos de nuestros centros... El que no avance de la mano de la innovación, la calidad, aprenda a valorar a los equipos humanos, acepte las nuevas reglas del juego, está fuera del juego.





Te invito a un café virtual!!!




43 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page